Grooming. Acoso a menores en la red. ¿Cómo evitarlo?

Categorías Uncategorized0 comentarios

La navegación segura en internet debe ser un aspecto a tratar en las Aulas y en todos los hogares.

Empecemos a hablar, sin pelos en la lengua, sin verdades a medias, sin paños calientes. El problema existe, preparémonos para afrontarlo.

Internet ha roto las barreras físicas, nuestros menores, no distinguen entre los dos mundos, para ellos, como para mi, ambos son reales, ambos existen.

Lo que pasa a través de nuestras pantallas es tan real como la conversación que mantenemos cara a cara en la mesa de la cocina mientras cenamos.

Los adultos que se escandalizan por el Gromming y culpan a las nuevas tecnologías y las Redes Sociales, son los mismos que educan como si lo que ocurriera en internet, no existiera. Perdón existe, quitense la venda de los ojos. Hablen de ello, exijan que en los centros educativos se implante una asignatura transversal, durante todo el proceso educativo para aprender a «navegar de forma segura», obliguen a los Gobiernos a crear leyes Ad-hoc para los delitos que ocurren en la red. El monstruo no va a dejar de cazar a nuestros menores porque apaguemos la luz, al contrario, lo hará con mayor rapidez y eficacia.

¿Acaso no tomaron clases para aprender a conducir? No me digan, quizás con 18 les dieron las llaves de un coche y les dijeron, venga, ya eres mayor de edad, ahí tienes un aparato para transportarte a más de 150km/hora. No, pues entonces, porque ponen el mundo en la mano de sus hijos, primos, nietos, sobrinos y creen que sabrán hacer lo correcto.

¿Lo correcto? Una cosa es saber hacer algo y otra diferente es saber cuidarse.

Lo siento, aún no te hable del Grooming ni de cómo evitarlo, lo siento, si estas leyendo buscando un remedio, probablemente sea demasiado tarde. Yo solo creo que en la Educación, que es nada más y nada menos que experiencia y conocimiento, para acabar con el Grooming y los abusos a menores.

Si necesitas ayuda, si has sido víctima de Grooming, habla con un adulto de confianza, pide su ayuda, no permitas que te sigan extorsionando, no permitas que sigan abusando sexualmente de ti. Aunque no te estén poniendo la mano encima, están obligando hacer lo que no quieres, por lo tanto. Pide ayuda. No estás sólo, nunca lo estás.

Publicista Social Media

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.